viernes, 2 de octubre de 2009

Desarrollo del conflicto

En un corto periodo de tiempo Cornelio Saavedra logra ocupar la zona que va hasta el Rio Malleco y los fuertes de Mulchén y Lebu, en 1862. Por la costa, logra avanzar hasta el rio Toltén. Durante estas primeras ocupaciones el bando mapuche no presentó resistencia alguna, pero luego se produce una sublevación de los mapuches que habitan las cercanías del río Malleco, bajo el mando del lonco Quilapán.

El ejercito Chileno, ante la presencia de la Guerra del Pacífico, se mantuvo concentrado en este conflicto en particular, dejando débil las zonas fronterizas que fueron posteriormente atacadas por los mapuches gracias a la poca presencia de vigilancia militar. Esta nueva sublevación ocurrida en 1880 se materializa en pérdidas para ambos bandos. Pero, una vez finalizada la guerra que enfrenta a
Chile contra Bolivia y Perú, el ejército instruido por el gobierno de Domingo Santa María retoma en forma vigorosa la campaña de incorporación de la Araucanía. Quien está a cargo de anexar el territorio restante es el Coronel Gregorio Urrutia.

En su campaña, caracterizada por ser muy aguerrida, Gregorio Urrutia construye diversos fuertes llegando hasta la zona donde se encuentra el
Lago Villarrica y refundando la ciudad del mismo nombre. Además, se fundan los fuertes de Carahue, Lautaro, Pillanlelbún, Temuco y Nueva Imperial, y se producen terribles pérdidas en vidas a las tribus que habitaban en sus proximidades, muchas matanzas fueron realizadas. Se estima que al menos 10.000 a 30.000 indígenas fueron muertos en las escaramuzas lanzadas por el ejército chileno. Todo esto obligó a los sobrevivientes a escapar a la zona precordillerana habitada por los pehuenches, pueblo que ya compartía sus costumbre y con el que se fusionaron. Se puede decir que en esta estapa concluye realmente la Guerra de Arauco como tal, después de más de 300 años de conflicto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada